Transitando una primavera complicada

Rosario bajo nubesUn día complicado el de hoy. Comenzamos el día con la noticia del choque en la ruta del Norte Santafesino entre una traffic y un camión donde murieron en total 14 personas, 11 de ellos, chicos y chicas menores de 12 años que componían un cuerpo de baile y que viajaban a una competencia.

La verdad es que se me estrujo un poquito el pecho, en pensar en esos padres que ven viajar a sus hijos en manos de un extraño, que más alla de habilitaciones faltantes, sobrecarga de pasajeros y la terrible negligencia del estado en no mantener activos los controles necesarios en la ruta,  aún superando todo eso, un pibe, de 18 años se atraviesa en medio de la madrugada por una ruta sin ningún tipo de señalización con un camión repleto de carga y en pésimas condiciones.

El final tiene pocas variables, y la muerte hace negocio de la barbaridad de los hombres. ¿Qué explicación daremos a esos padres? ¿Cómo se sigue después de semejante situación con la rutina diaria de trabajar, pagar impuestos, votar…? ¿Cuál es la posición oficial al vacío en esas familias, al daño irreparable, del estado, del dueño de camión, del intentende que presto la chata…?

Demasiadas preguntas para las 8.00 AM

Día raro decíaporque luego veia como en 1 hora, salió el sol, se nublo, se nubló feo como para tormenta, y salio el sol nuevamente…

Es como que el clima no quisiera cambiar, y nos guardaba jirones de invierno, para recordarnos como duelen los huesos con el frío de quienes están descuidados en las calles, en las madrugadas de olas polares y de desayunos etílicos o de pegamento para los más chicos, para “pasar la fresca” como escuche por ahi.

Bicho raro el rosarino… Me cansé de escuchar por años lo orgullosos que estaban muchos bohemios por ser de la ciudad de Cachilo. Para los que no lo conocieron, Cachilo era un croto que se distinguía de muchos otros porque este escribía poesía en las paredes, y era rescatado como parte de la “fauna local” y si hasta alguna vez lo vi aparecer en alguna campaña oficial de cultura de la ciudad.

Un día se murió Cachilo. Se murió de frio, de viejo, de hambre, de soledad… se murió nomás. Nadie pregunto por el hombre, sólo extrañaban sus garabatos de colores en las paredes del centro, y mientras muchos caretas se lamentaban, el hombre engrosaba las estadísticas de los marginados de la sociedad que simplemente no vemos todos los días de nuestra vida.

Y siguiendo con la muerte en la jornada, me encontré debajo de mi oficina en la Plaza Montenegro (o Pinasco como nos gusta decirle quienes arrastramos casi 40), con una actividad de un grupo que pugna por una ley de legalización del aborto. Más alla de las consideraciones de un tema espinoso si los hay y que seguramente meteré opinión más adelante, la actividad que no convocaba más que a los 8 participantes, era amenizada con el tema de Eladia Blázquez, ” Honrar la Vida”. Por lo menos el musicalizador no tuvo buen tino al elegir la música.

¿Tenés algo que decir? Vamos, animate y dejá tu comentario!