Por qué?

El estado de inocencia, debe ser quizás el más preciado de todos. La inocencia presume, entre otros valores, la pureza del espíritu y de la conciencia. Veo a mis hijos y aún se emocionan cuando se les cae un diente y esperan al “ratón Perez “ por la mañana.

Pero al ir creciendo, mucha de esa inocencia se desprende, para dar paso a la visión de la realidad que nos toca vivir.

Mi hijo mayor está en esa transición y está reemplazando la inocencia infantil, por la inquisitoria mirada del joven.

Pero sus “Por qué?” no son como cuando tenía 2 años y todo era nuevo y no entendía lo que lo rodeaba. Sus nuevos “Por qué?” empiezan a ser punzantes, irreverentes, con dobles lecturas y con reflexiones a solas que muchas veces reavivan debates una vez que parecen cerrados.

Y que bueno que así sea. Me siento renovado cuando sus “Por qué?” me invaden, rodean, enciman y atropellan. Y yo mismo recuerdo mis “Por qué?”.

Por qué esto está mal y nadie hace nada?, Por qué hay que pensar siempre que esto no se puede cambiar? Por qué no ayudamos en este barrio dándoles clases de apoyo a los chicos  que les va mal en la escuela?

De repente estoy enunciando mis “Por qué?” nuevamente y yo conozco esa enorme lista de “Por qué?”, como militancia. Y que bueno es militar los “Por qué?”.

Mañana vamos a gritar todos en Santa Fe, “Por qué?” no podemos gobernar nuestra provincia, si tenemos el hombre, tenemos el programa, tenemos la fuerza para renovar, no sólo nuestro partido, sino de cambiar todo lo que vemos que está mal, ayudar a los que menos tienen, dar educación a todos, brindar salud, trabajo, seguridad, inclusión social, lucha efectiva contra las drogas y otros problemas que podemos y debemos resolver?

Como dijo, hace muchos años ya, un poeta con bigote bicolor: “Nuestro hijo traerá todo lo demás. El tendrá nuevas respuestas para dar”

1 Comentario

  • Claro que podemos. El partido vuelve a caminar nuevamente, a pisar fuerte en el ámbito político luego de años de reconstrucción, años en los que nos convidaban la extremaunción. Es hora de volver a aportarle a la sociedad santafesina y por supuesto, argentina: los valores que la UCR ha sabido encarnar a lo largo de su historia.
    En tiempos en los cuáles se habla todo el tiempo de las internas, de las pujas entre candidatos del mismo partido, de problemas de cartel dignos de la mejor compañia de espectáculos, nosotros los radicales ya decidimos quién queremos que sea el hombre que este al frente de la Casa Gris, y no es poca cosa.

¿Tenés algo que decir? Vamos, animate y dejá tu comentario!