El clima politico está como el clima nomás

La entrada pasada hacía referencia a lo complicado que viene el arranque de la primavera y las consecuencias de esto… digo a nadie le debe ir demasiado que los días frescos se estiren o que no vayan llegando as tardes templaditas que te cambian el ánimo y te renuevan un poco.

Presidente de Ecuador, Rafael CorreaPero se ve que no es una cuestión meteorológica nada más, porque el clima político también anda como enrarecido.. Ayer para terminar setiembre, lo de Ecuador, que a mi modesto entender no quedó demasiado claro. Un reclamo por un sector de las fuerzas de seguridad, la policía nacional en este caso, derivó en lo que algunos oportunistas de siempre y el mismo gobierno de Ecuador, presentaron ante la opinión pública internacional, como un intento de Golpe de Estado.

A nadie se le ocurriría cuestionar la legitimidad del sistema democrático Ecuatoriano, ni la de su presidente Rafael Correa, pero en la desinformación organizada en la que resulto la cobertura de los acontecimientos, centrada solamente en lo que transmitió la señal del canal estatal en modo “cadena nacional”, limitó lo que hubiese sido importante, la mayor calidad y cantidad de información posible.

Veamos los hechos. Al conocerse sobre media mañana de nuestro país que había una serie de protestas por parte de la policía nacional debido a una ley sancionada apenas un día antes, lo primero que se supo es que el presidente directamente se había reunido con quienes realizaban el reclamo para convencerlos de deponer la actitud.

Lo siguiente es que el aeropuerto de Quito había sido tomado por un grupo de oficiales de la FFAA ecuatoriana, y que miembros de la Armada de aquel país haciía una “huelga de brazos caídos”. ¿Todo esto por un reclamo de caracter salarial de la Policía Nacional?

Después de haber sido recibido a los botellados y con gases, el presidente Correa termina lastimado de modo que no se puede desplazar por sus medios, y encerrado en el hospital con los policías rebeldes, siendo a partir de ese momento “secuestrado”.

En esta condición permanece varias horas, sin que mediara nadie en su nombre, Correa suspende las clases, dicta el estado de conmoción y se mantiene en comunicación telefónica con otros gobiernos para comentar su estado de situación.

Ya en la noche, un cuerpo de elite entra a los balazos y logran sacarlo, luego se verificaría que el auto blindado recibió 4 impactos de bala uno en el parabrisas a la altura de donde debia estar Correa.

Hasta ahí los hechos. Las dudas que surgen son:

  • ¿En las horas que Correa estuvo “secuestrado” quién detentaba el poder político? Había trascendidos que como el aeropuerto de Quito, la Asamblea Nacional también había sido ocupada. ¿Y el vice-presidente?
  • Si efectivamente la FFAA y la Armada ecuatoriana tuvieron protagonismos activos y pasivos en medio de la crisis, podemos si hablar de un levantamiento contra el orden constitucional, ya que una  parte de las fuerzas armadas no defendieron al gobierno legalmente constituído, pero las acciones directas contra el presidente siempre fueron de parte de la Policia Nacional.
  • ¿No se usó el fantasma del Golpe de Estado para lograr un provecho político? ¿Los sublevados (la policía) perseguía realmente la deposición o lo que es peor el asesinato de Correa?
  • Si no hubiesemos tenidos Twitter, facebook e internet en general, que distinto hubiese sido la actualización de noticias de los que estaba pasando en Quito.

UNASUR, Argentina y Chile

A todo esto se reunieron en Buenos Aires, los presidentes de UNASUR para tratar la situación de Ecuador para terminar en una decalaración conjunta afirmando que “En Ecuador hubo un intento de golpe de militares, empresarios y políticos”.

Más alla de la necesidad de rescatar y preservar el sistema democrático para todos los países de Latinoamérica, y del explícito apoyo al gobierno de Correa, declaraciones de nuestro canciller Timerman señalan que “el camino del golpismo se inició en Ecuador” y advirtió que  “ningún gobierno de la región está excento de ser desestabilizado”. Además precisó que “ningún país va a estar solo ante un ataque golpista”.

Me temo que agitar estos miedos y dolores que tanto mal nos ha hecho a los argentinos y latinoamericanos en general, es por lo menos irrespetuoso e imprudente. Sugerir que cualquier gobierno, este gobierno, puede ser desestabilizado por opositores, me hace pensar más en las palabras de Hebe de Bonafini y sus dichos contra la Suprema Corte de Justicia al tratarlos de Turros y arengando a los seguidores del gobierno a “tomar el Palacio de Justicia para hacer cumplir las leyes.”

Galvarino ApablazaRescatar y proteger la Democracia en Ecuador y a su Estado de Derecho. Es claro y simple el mensaje que dió la Presidenta Cristina Fernandez y los miembros de UNASUR, pero no hacerlo con Chile y su Estado de Derecho, con sus Instituciones y con su Justicia es por lo menos confuso o más bien antojadizo.

El carácter de “asilado político” que le ha dado el Estado Argentino a Apablaza, impide un hecho tan natural, que molesta a nivel de verguenza ajena, ya que si es acusado en su país del asesinato de un Senador Nacional, debe ser juzgado por ello y si la justicia así lo dispone, pagar condena. ¿No suena este razonamiento al esgrimido contra los acusados iraníes por el atentado a la Amia? ¿No pedimos al gobierno iraní lo que le estamos negando a nuestros hermanos trasandinos?

Todo termina demasiado consufo en este viernes por la noche, veremos que nos guarda el finde. Nos seguimos leyendo.

2 Comentarios

¿Tenés algo que decir? Vamos, animate y dejá tu comentario!